¿Qué comer en Japón?

Aunque ya me rondaba por la cabeza desde hace un tiempo, finalmente me he animado a escribir esta entrada tras la petición de . ¡Gracias por el empujón!

Para empezar, quiero aclarar que no voy a hacer un repaso de la gastronomía japonesa. Eso lo podéis encontrar en miles de webs. En su lugar, voy a centrarme en mi experiencia personal y en los platos (y bebidas) japoneses que más me gusta comer cuando ando por allí.

SPOILER: ya te adelanto que el sushi y sus variantes no es uno de mis platos favoritos… O_o

Bebidas

Vamos a comenzar por lo más fácil, por las bebidas. Cuando estoy en Japón, me paso el día bebiendo té verde. En muchos restaurantes (incluyendo la cafetería de la Universidad), se puede encontrar un dispensador de té verde gratuito; en Japón, es muy común que la gente beba té verde junto con la comida, igual que aquí solemos beber agua. Por si no fuera suficiente, suelo comprar botellas de té verde frío (como la botella verde de la foto de abajo) para beber mientras estoy en el despacho trabajando. La verdad es que al principio tiene un sabor un poco particular, pero me acostumbro pronto y, de hecho, lo acabo echando de menos cuando me voy.

Otro descubrimiento reciente ha sido el calpis. Después de muchos años ignorándolo, se me ocurrió probarlo y…¡ahora me encanta! Sabe como a yogur, pero está bastante más ácido (y más líquido). Puedes comprarlo concentrado (y se prepara mezclándolo con agua) o bien ya preparado, como la botella blanca de abajo:

Otra bebida típica de Japón es, como no, el sake, similar al vino pero hecho de arroz. Personalmente no me gusta mucho, lo encuentro muy fuerte (aunque su graduación no es mucho mayor que la de el vino, entre 14 y 20 grados normalmente, así que imagino que la sensación se debe al sabor del sake). Para acompañar la comida, prefiero una cerveza, y en Japón las hay de muchos tipos (aunque algo caras para los estándares españoles).

Por supuesto, hay muchas más bebidas típicas en Japón (y difíciles de encontrar aquí), desde la Fanta “grape” (de uva, demasiado dulzona para mi gusto) o la Melon Fanta (el vaso de color verde en la foto de abajo, ¡me encanta!), hasta todo tipo de cafés de lata, bebidas energéticas y un largo etcétera. No hay más que parar en cualquier máquina de bebidas y elegir algo nuevo cada vez…

No voy a hablar del ramune y su famosa botella con una bola porque todavía no lo he probado. A ver si en el próximo viaje cae…

Mis platos favoritos

Siendo un fan de la comida italiana, no fue ninguna sorpresa que los fideos japoneses me gustaran en todas sus formas. Los más populares son el ramen, la soba y el udón (no te pierdas esta entrada en el blog de David Esteban, Flapy, para saber más sobre los tres tipos de fideos). El ramen son los típicos fideos chinos y se suelen tomar a menudo en una sopa con pollo, verduras, gambas, etc. No es un plato que suela pedir en los restaurantes (no son mis fideos preferidos), pero no es raro que compre ramen instantáneos (como los yatekomo en España) en el konbini para cenar. Echas agua caliente, esperas unos minutos y… ¡a cenar!

Sin embargo, mis preferidos son la soba y el udón. La soba consiste en unos fideos finos, de color más oscuro (gris o verde). En general, los sirven fríos sobre una bandeja de pequeñas cañas de bambú. Se toman sumergiéndolos primero en un bol de soja (para darles sabor). Suele ser el acompañamiento que elijo cuando como en uno de los restaurantes de la Universidad. El udón, probablemente mi favorito, se distingue del ramen en que los fideos son bastante más gruesos. En muchas ciudades de Japón se pueden encontrar restaurantes especializados en udón. En ellos, primero te sirven una ración de udón frío o caliente (bueno, la única diferencia es que en el caso de que los quieras fríos, los ponen unos segundos bajo el grifo de agua). A continuación, coges tu plato de udón y recorres una barra llena de complementos (verduras en tempura, pollo frito, gambas, salsa de soja, y un largo etcétera). Al llegar al final de la barra, pagas en función de lo que has escogido, pero sigue siendo muy barato (no creo haber pagado nunca más de unos 5€ ó 6€ en uno de estos restaurantes).

En la foto de abajo podéis ver un plato de udón (izquierda) y otro de ramen (derecha). En este caso, la comida de la izquierda la tomé en un restaurante de la cadena Ootoya, que ya mencioné en alguna entrada anterior (una de mis favoritas en Tokio). En la foto de la izquierda, además del udón (arriba a la izquierda), podéis ver el bol de soja (abajo a la derecha) y un plato de katsudón (abajo a la izquierda), otro de mis platos favoritos compuesto principalmente de lomo rebozado y huevo y sobre un bol de arroz.

Por supuesto, otra cosa que es imposible evitar en Japón es el arroz. En Japón es normal usar el arroz como guarnición, más o menos igual que hacemos aquí con el pan. Este es el aspecto de una comida típica en la cafetería de la Universidad:

IMG_5294

En la foto podéis ver pescado rebozado, arroz, tortilla, sopa de miso (presente en casi cualquier menú) y un yogur. No es tan diferente a lo que comemos por aquí, ¿verdad?

Otra especialidad japonesa es el tonkatsu, que consiste en cerdo o pollo empanado y frito, acompañado de col cortada muy fina. En Nagoya, es muy popular una variante llamada misokatsu en la que se le añade una salsa de soja bastante fuerte por encima. El sabor me gusta, pero es demasiado dulzón y a la larga me satura un poco.

Otra especialidad de Nagoya que me encanta es el hitsumabushi: anguila al grill sobre un bol de arroz. La anguila (unagi) es un plato muy popular en Japón, aunque se cocina de formas diferentes en cada región. El hitsumabushi, la variante de Nagoya, se come en cuatro pasos: divides el bol en cuatro partes y te comes la primera tal cual, sin añadir nada; la segunda y la tercera se come añadiendo los ingredientes que incluye el menú (salsa, alga nori, varios tipos de verduras, etc); y, la cuarta, te la comes repitiendo la opción que más te haya gustado. Este es el aspecto de un menú típico de hitsumabushi:

IMG_5279-2.jpg

Otro plato que descubrí en Nagoya y que me pareció muy sabroso es el omurice. Básicamente, se trata de una tortilla rellena de arroz a la que se le añaden algunos ingredientes. Personalmente, me encantó el de salmón:

instagram_japan_8.jpg

Los izakaya

Al igual que en España, los japoneses son muy dados a ir “de tapas”. Para ello, hay unos locales llamados izakaya donde suelen ir estudiantes o trabajadores al terminar la jornada a beber, comer tapas, beber, comer más tapas, beber, beber… Vamos, que se suele beber bastante.

Suelen tener una gran variedad de tapas, aunque me temo que no me sé los nombres de casi nada (si necesitas información, puedes preguntar a mochitto, que trabaja en uno de ellos). De hecho, no es un lugar fácil para un turista. Aquí puedes encontrar aperitivos de judías de soja (edamame, la foto de abajo a la izquierda), brochetas de pollo (yakitori), patatas fritas (y una variante más refinada hecha de batata en vez de patata), cortezas de cerdo, varios tipos de ramen, albóndigas de carne, una sopa con tripas de ternera cuyo nombre no recuerdo (la foto de abajo a la derecha), varios tipos de sushi, y un largo etcétera.

 

Otros

Para terminar, voy a comentar brevemente algunas otras comidas típicas de Japón. Por ejemplo, los takoyaki son muy populares, sobre todo en la zona de Kansai y, en particular, en Osaka. Se trata de bolas de harina y trozos de pulpo (“tako” es pulpo en japonés). Se venden normalmente en puestos callejeros para que lo comas mientras paseas. Tengo que decir que no me gusta especialmente, lo encuentro demasiado blando (la pasta) con trozos demasiado duros (el pulpo). Los he comido mejores y peores, pero en ningún caso me entusiasmaron. El okonomiyaki es también otro plato callejero muy popular. En este caso es una especie de tortilla pero cuyos ingredientes son harina, verduras, varios tipos de salsa y casi cualquier cosa (carne, gambas, calamares, etc, etc). En las fotos de abajo puedes ver como preparan takoyaki (izquierda) y okonomiyaki (derecha).

Por último, no puedo dejar de mencionar los famosos dorayaki (los dulces que le vuelven loco a Doraemon), los mochi (dulces de arroz, como una gominola gigante), el meron pan (pan de melón), o los helados de soda (abajo a la izquierda), que me encantan. Además, por supuesto, es posible encontrar pizzerías (abajo a la derecha), cadenas de hamburgueserías (tanto las habituales como otras propias de Japón), cadenas de donuts (como Krispy Kreme), etc. Vamos, si prefieres la comida occidental, tranquilo que tendrás oportunidades de sobra…

Por cierto, si echas en falta algún plato y tienes curiosidad, ¡no dudes en preguntarme!

 

Anuncios

8 comentarios sobre “¿Qué comer en Japón?”

  1. Si se quiere conocer un país, se debe comer, y comer mucho y en muchos sitios distintos.

    Has hecho un buen repaso. Coincido en lo de las bolas de pulpo: demasiada blanda la masa, demasiado duro el pulpo. Los okinomiyakis que comí en Hiroshima fueron espectaculares (en este vídeo se ve cómo se elaboran https://youtu.be/VuD-z8IKDT8 ).
    A mí me gusta bastante más el ramen que el udon, y si es el fireramen de Kioto mucho mejor (también sale en el vídeo). Con el udon tengo malas experiencias. Estuve en uno de esos restaurantes donde vas cogiendo los ingredientes y el resultado fue desastroso.

    Otras cosas que comí fue el fugu (el pez venenoso), tan emocionante como insípido. Donde esté un buen txitxarro… 🙂

    La carne wagyu también cayó, pero no es para comer cada día, ni cada semana… más bien, una vez al año, por lo del precio. Un chico de Hiroshima con el que entablamos conversación, lloraba porque él aún no había probado la carne de Kobe.

    No te perdono pasar del sushi 😉 A mí me encanta, pero, ojo, no por estar en Japón tienes la garantía de comerlo bueno en cualquier sitio. Yo lo comí muy bueno (en el mercado de pescado de Tokio y en un pequeño restaurante de Yokohama) y muy malo en un restaurante de esos que están en los centros comerciales (muy habitual en Japón).

    Respecto a la bebida… no creo que pueda acostumbrarme al té verde frío. Tiene un sabor para el que no estoy preparado. El sake, sin embargo, me encanta. Ya me gustaba aquí, pero cuando llegué a Japón y probé el sake bueno, me enamoré. Al parecer el que se hace en Nagoya y alrededores es de lo mejor del país.

    Y en cuanto a la cerveza, traté de evitar las industriales y beber las craftbeer, pero son difíciles de encontrar y muy caras, aunque merece la pena.

    ¡Dios, qué hambre y sed me ha entrado!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias! Ja ja, es que tú eres un gourmet! (yo como bien en un MacDonalds.. 😉

      El fugu no me llama, pero la carne de Kobe sí, y todavía no ha caído. ¡Cuando vaya con la familia habrá que probarla!

      El sushi no me gusta. Una vez me llevaron a un restaurante con comida típica de Okinawa y lo pasé fatal. Sirvieron más de 15 platos, ¡y no había nada cocinado! Algunos están bien (por ejemplo, los nigiri de salmón me encantan, y el atún con soja también lo encuentro rico), pero otros.. uf.. no puedo. Y los platos de carne cruda, tampoco. Recuerdo unas bolas de carne cruda y verduras que.. agh.

      Con el sake no puedo, pero es que yo tampoco soy de beber aquí, así que no fue ninguna sorpresa. Con el té verde japonés tengo una relación de amor/odio. Cuando llego me da asco, pero a partir del segundo o tercer día no puedo dejar de beberlo 😀 En España suelo beber té verde a diario, pero en infusión caliente y con limón, que lo hace mucho más agradable.

      Uy, si ya se acerca la hora de comer, qué hambre también, si es que no se puede hablar de comida… 😀

      Le gusta a 1 persona

  2. Coincido con Diego,

    Buen repaso a buena parte de la cocina japonesa. A mi el ramen que más me gusta es el de Hakata, Fukouoka. Y un lugar que me encanta para comerlo es la cadena Ippudou. (博多一風堂).

    Otra cosa en la que coincido mucho contigo es en el unagi, ¡me encanta! Lo único es que es un poco caro, pero cuando llega la temporada – en Verano – suelo comerlo en lugares como Sukiya, donde lo tienes más barato. En el curro también suelen ponerlo de vez en cuando a precios muy buenos. Lo que no conocía era la vertiente “nagoyense” del mismo. Si alguna vez me paso por allí tendré que probarlo.

    Estaba preparando también un artículo sobre mis comidas y lugares preferidos, pero tu artículo cubre ya unos cuantos de los que iba a hablar.

    ¡Saludetes!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasar! Sí, a mi el ramen también me gusta, pero debe ser que como ya estoy tan acostumbrado a él de España, en Japón no me llama la atención. Allí, siempre que tengo ocasión, prefiero pedir soba frío o udón, seguramente por comer cosas diferentes.. 😀

      De todos modos, gracias por la recomendación, la próxima vez buscaré un restaurante de la cadena Ippudou y lo probaré. En invierno, una buena sopa calentita con ramen se agradece mucho…

      Y, como te decía por twitter, espero tu artículo con interés, seguro que tienes una opinión mucho más informada que la mía..

      Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s